Mi hermosa vecina


Mi hermosa vecina, recien divorciada, llama a mi puerta. Abro corriendo y me dice:

“Mira, acabo de llegar y estoy con unas ganas locas de divertirme, de emborracharme y de hacerlo sin parar en todas la posiciones durante toda la noche…"

¿Estás ocupado esta noche?

 ¡Claro que no!

Entonces....,

¿Me puedes cuidar el niño?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...